viernes, 8 de noviembre de 2013

Silencio


La habitación estaba llena de silencio. Un silencio que obtendría muy buenas notas en un examen para la plaza de silencio absoluto. Que pedía a gritos que lo rompieran en mil pedazos, aunque fuera con un simple suspiro. Dos minutos más así, habría pensado el silencio, si pudiera, y comienzo a suplicar. Ni siquiera era una calma tensa. La tensión se había agobiado tanto que había huido despavorida. ¿Sentimientos? El último hizo la maleta un par de horas atrás y había cerrado con un portazo que había hecho temer por la integridad de las bisagras de medio edificio, dejando a la habitación a solas con el silencio

El cenicero se habría animado a decir algo, pero para ello se habría tenido que tragar media plantación. El café estaba tan frío que sólo era capaz de pensar en el cálido silbido de la cafetera. Los sillones, vacíos, eran una fiesta de fin de año comparados con el sofá, que se retorcía en su rincón, añorando las escenas de amor, los juegos, las palomitas que caían sobre él en tantas veladas cinematográficas. La lámpara de pie estaba a punto de derrumbarse, viendo como la del techo amenazaba con un inminente suicidio.

Todos ellos podrían culparle de aquella situación desesperada, pero no lo hacían. Se limitaban a llenar de silencio aquella habitación, y el silencio empezaba a estar atacado de los nervios. Todos deseaban que las cosas volvieran a ser como antes. No como el antes mas cercano, sino como antes. Cuando las habitaciones estaban llenas de vida, de amor, de ternura. Compartiendo su espacio con silencios puntuales, sí, pero también con risas, besos, caricias y, porque no decirlo, con algún jadeo sudoroso.

No echaban de menos las riñas, los gritos ni los insultos. Casi preferían este silencio, capaz de ensangrentar un tímpano. Por eso todos unían sus plegarias a favor de una reconciliación. Por eso no le culpaban por haber hecho las maletas y haberlos abandonado un par de horas atrás, cuando decidió que no podía vivir sin ella ni un segundo más. Había partido sin destino fijo, sin saber por dónde debía empezar a buscar, pero eso no le preocupaba. En su mente sólo cabía un pensamiento: La voy a encontrar y no la voy a dejar escapar de nuevo. Estaba convencido de ello y eso les valía. Aunque ahora tuvieran que esperarles con la única compañía del silencio.



3 comentarios:

  1. Buenas letras Ray. Muy buenas. Sensibilidad, arte y realidad. Cultura en las palabras.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Bruno, viniendo de ti son más halago aún.

      Eliminar
  2. Menuda atmósfera opresiva, un poco más y salgo chillando para romper el silencio. Y solo en dos horas... ? Hay que ver lo que puedes esperar, jajajaja...
    Está lleno de literatura y, por tanto, de fantasía que hace que las cosas inanimadas vivan en la oscuridad y el silencio.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar