miércoles, 5 de marzo de 2014

50 Días Para El Lanzamiento: Hospital


En episodios anteriores... 70 días, 65 días, 60 días...


Cada día que pasa tengo más sospechas de que soy el único pardillo que se presentó voluntario para este viaje. Mis sospechas se fundamentan en que, de todas las pruebas físicas y mentales que me están haciendo, no he sido capaz de pasar ninguna. Ni las analíticas tampoco han estado de mi parte. La ciencia ha conseguido demostrar, tras varias pruebas, lo que todas mis exnovias vieron en un par de días, que soy una piltrafa humana.

Por ejemplo, el otro día me hicieron subir a una cinta de esas de cardio. Me pusieron unos sensores en el pecho y demás, para controlar mis pulsaciones y toda la parafernalia. Lo mejor de esa experiencia fue que vomité, con eso lo digo todo. Pero vomité nada más subir a la cinta. Sin siquiera ponerla en marcha. Yo ya les había avisado de que tengo vértigo, pero ellos no me hicieron caso, argumentando que sólo eran unos centímetros. No entiendo el alboroto posterior. Si la máquina se echó a perder por un simple vómito no sería de tan buena calidad.

Asombrosamente, a pesar de eso, sigo dentro del proyecto. De ahí mis sospechas.

Lo último que me han comunicado es que van a someterme a un tratamiento. A una especie de arreglo quirúrgico, con el fin de tratar de ralentizar mi envejecimiento y, si sale bien el asunto, frenarlo del todo. Yo he preguntado si había algún riesgo, y ellos me han dicho que no. Sinceramente, no me ha parecido que me dijeran la verdad. Lo que me hace dudar son las risas mal disimuladas con las que me contestaron. Pero bueno, lo mismo consiguen hacer de mi algo de provecho después de todo…

De todos modos estoy bastante acojonado. A mí el tema quirófanos me da mucho miedo, llamadme gallina. De hecho todo lo relacionado con agujas y objetos punzantes o afilados me da repelús. Y ellos lo saben, ya me han visto llorar todas las veces que me han sacado sangre. Eso sí, han sido siempre muy amables al ponerme tiritas del pato Donald, uno de mis ídolos. Aunque me da la sensación de que ellos lo han hecho a modo de burla, pero no se lo tendré en cuenta.

Que no se me olvide comentarles si, ya que entro en quirófano, me pueden operar mi fimosis, que debido a mi pánico a los objetos afilados no me han operado todavía… Aunque por otro lado, para lo que la voy a usar a partir de ahora… Y tampoco sé si confiarles esa tarea a ellos, el otro día me dijo un doctor que sólo de verme le provocaba urticaria, y yo no quiero que me contagien nada raro por un quíteme allá esas pajas (o en este caso póngame)…


Continúa aquí...

14 comentarios:

  1. Jajajaja, Ramón, amigo, eres muy grande. Esto no decae ni medio milímetro. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, muchas gracias Ovidio. Es bueno saber que, de momento, no decae la historia.
      Me alegra que siga siendo de tu agrado.
      Un saludo y gracias por pasarte y comentar.

      Eliminar
  2. Respuestas
    1. Muchas gracias, Marta. No sabes cuanto anima saber que Alejo sigue teniendo sus fans, jejeje

      Un beso!

      Eliminar
    2. Alejo me recuerda en ciertos aspectos a alguien, jajaj.

      Eliminar
  3. que buena XD jajajaja, espantaste mi depre.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro mucho, Isabel, es uno de los mejores halagos que se puede hacer a un texto.

      Un saludo y gracias por pasarte y dejar un comentario!

      Eliminar
  4. Joroba, Ramón. Me he partido de la risa!!!! jajajajaja... Está tremendo el relato. Te envidio, de forma sana, porque yo soy incapaz de provocar risas o humor y me encanta todo lo relacionado con el buen humor y las risas.
    Sigo...
    Gracias por compartir.

    ResponderEliminar
  5. Es que yo empecé escribiendo textos de humor. Primero en una lista de correo (allá por el pleistoceno) y luego en una web (difunta ya) que compartía con dos amigos (www.niputagracia,com se llamaba). Ahora bien, no me preguntes cómo pasé de hacer reír a los relatos de intriga y/o miedito (un género que yo no suelo leer, o ver en películas o cine porque soy lo más gallina que puede haber...)
    Gracias a ti siempre.

    ResponderEliminar
  6. Oh jaja pobre qué mal lo pasa! jaaj
    Seguimos, vamos que llego!

    ResponderEliminar
  7. Qué buenísimo capítulo... joder, me he partido de risa (menos mal del comentario en el Facebook por el capítulo último que sino me lo pierdo). ¡Eres tremendo amigo Ramón!

    ResponderEliminar
  8. Otra vez vuelto a leer, se me había olvidado lo de la operación y otra vez deswebado de la risa, jajajajaja... Que bueno, en serio!!!
    Gracias Ramón.

    ResponderEliminar