lunes, 15 de septiembre de 2014

Te Robo Una Frase (3ª Edición): Demasiado Joven Para Morir

A los que tengáis pensado participar en el juego de octubre, al final de mi texto aparece la frase “obligatoria” del próximo reto. También os hago una propuesta para elegir la frase de noviembre.



No eran las nueve de la mañana y estaba en el peor escenario posible, en medio de un tiroteo. De una emboscada. No es que esta sea la manera en la que suelo comenzar los días, de hecho, no creo que esta sea la manera en la que nadie suele comenzar los días. Pero en mi caso desde luego no lo era, más que nada porque a las nueve de la mañana yo solía estar durmiendo y nunca se me pasaba la resaca antes de mediodía. Todo esto unido a que no soy muy amigo de meterme en tiroteos, y menos ajenos, a pesar de ser Sheriff.

Y es que en Kinsley, el pueblo que me tiene a mí como sheriff, no es una ciudad violenta. Hay más muertes gracias al matarratas que vende Gary en el Saloon que por heridas de bala. Y muchas menos desde que tuve a bien instaurar una ley por la cual todo el que entra en el pueblo debe dejar sus armas en mi oficina. Es cierto que no todo el mundo lo hace de buena gana… hasta que conocen a Chiquitín McBride, mi ayudante. Un hermoso ejemplar de bondad de unos doscientos kilos de peso y casi dos metros de altura, al que nadie ha querido ver enfadado todavía.

¿Y cómo he llegado a este momento? Pues gracias a Tim Swift, miembro de uno de los dos clanes más… marrulleros, por no decir algo peor y que tuvo a bien pasarse por mi oficina hace unos días.

     Sheriff… —Fue su saludo al entrar. Con su tono casi consiguió que mi oficio sonara despectivo.
     Señor Swift… —Correspondí, con mi sonrisa más falsa— ¿Qué se le ofrece?
     Verá, tengo… Mi familia, tiene… ¿Cómo decirlo? Un problemilla.

Su manera de referirse al problemilla hacía pensar en plomo a gran velocidad.

        ¿Y desde cuando acuden a la ley con sus problemillas?

Volvió a sonreír. Cada vez que lo hacía notaba una sensación de desasosiego. Era como si con cada sonrisa me estuvieran tomando las medidas para mi ataúd.

     Es usted muy quisquilloso para alguien que cobra de los ciudadanos, de la gente de bien, como mi familia.

Le habría rebatido, pero no lo hice. No por miedo a posibles represalias, y eso que las de los Swift eran conocidas a todo este lado del Pecos. No lo hice porque no me gusta discutir con el estómago vacío. Así que le animé a que me contara su problemilla, con la idea de que lo hiciera lo más rápido posible para poder ir a tomar mi dosis de alcohol y comida, si es que se podía llamar así a lo que quiera que tuviera hoy Gary en su garito.

     Verá, sheriff, llevamos unos días amaneciendo con varias cabezas de ganado muertas. También han quemado una parte de nuestros sembrados, incluso han destrozado nuestro vallado por varios lugares.
     Y quiere que averigüe quién ha sido.
     Oh… No… Sabemos muy bien quién ha sido.

Aquí debí haber renunciado. No era normal que sabiendo quién se metía en sus negocios acudieran a mí. Cometí un error y pregunté.

     ¿Quién?
     Esos malditos pieles rojas, con su jefe Conejo En Celo a la cabeza.
     ¿Los seminolas?
     Sí, dicen que es su territorio. Que nosotros les hemos ido robando parte de sus tierras. Cosa que, como bien sabe, nosotros no haríamos nunca.

Sonrió de nuevo, como el que amartilla un revolver.

     Tendré que hablar con ellos, a ver cuál es su versión.
     Oh, sí, por favor, hágalo. No seré yo el que le diga cómo debe ejercer su trabajo. —Consiguió que aquello sonara como una orden.

Pasé a por mí ración de comida antes de adentrarme en terreno seminola. No era algo que me hiciera mucha gracia. Así que lo pospuse hasta el día siguiente, al amanecer. Según sus costumbres, a esas horas son más receptivos a las negociaciones. A saber el porqué, pero preferí amoldarme a ellos. Los rostros pálidos no éramos muy bienvenidos por sus tierras, mucho menos teniendo en cuenta que todo aquello habían sido las tierras de sus ancestros y que gente como los Swift se las había robado, generalmente por las malas.

A pesar de ello tampoco fui con miedo allí, en parte por la inconsciencia que da el creer que la placa del pecho le hace a uno a prueba de balas, o de flechas, y en parte porque había conseguido ganarme la confianza del jefe Conejo En Celo. No obstante me hice acompañar por mi ayudante Chiquitín.

La reunión fue bastante bien. No diré que nos formaran un comité de bienvenida, ni que organizaran ninguna clase de festejos al vernos, pero fue bien. Probamos aquella pipa tradicional suya, que hace que el matarratas de Gary sea tan inofensivo como el agua, y charlamos. Me enseñó los papeles que les dieron los del Gobierno y en los que marcaba, claramente, cuáles eran las lindes de su Nación Seminola. Y, como cabía esperar, eran ellos y no los Swift los que tenían razón. Aquello me hizo recordar las sonrisas de Tim Swift y de cómo a la segunda le debí haber echado de mi oficina.

Pero no lo hice, y ese error me trajo a a este lugar y a este momento. Las nueve de la mañana y en una emboscada. No una cualquiera, una emboscada india. De todas las clases de emboscadas, justo en la que nadie quiere verse envuelto. No tenía sentido, después de la reunión que había tenido con el Jefe, pero allí estaba.  A punto de saldar cuentas con el creador, si no se obraba algún milagro. Cosa poco probable para alguien con tantas cuentas a crédito con el de ahí arriba.

No me lo pensé dos veces. Hay momentos en la vida en los que la única manera de salvarse a uno mismo es muriendo o matando. Yo sin duda prefería la segunda opción, así que me disponía a dar el paso de ponerme a tiro para tratar de llevarme a unos cuantos por el camino.

Fue entonces cuando se encendió una luz en mi alcoholizado cerebro. Una luz que debió encenderse mucho antes. ¿Qué ganaban los seminolas matándome? Nada. Al contrario, tenían mucho que perder si mataban a un agente de la ley. Aunque ellos no creyeran en las leyes de nuestro gobierno, esa parte la solían respetar. ¿Quién ganaba en todo esto?

     Buenos días, Tim. —Dije al sentarme frente a él en el Saloon.

Esta vez no hubo ninguna sonrisa en su rostro. Más bien todo lo contrario. El mío, sin embargo, no podía estar más sonriente. En esta ocasión parecía ser él quién notaba como le tomaban medidas para su ataúd.

     Pero… Escuché que había sufrido una emboscada… —Su voz sonó muy tímida. Atemorizada casi.
     ¿El incidente de esta mañana en la Nación Seminola?  ¿No lo sabe? No eran indios, por mucho que lo quisieran aparentar.
     ¡Qué me dice! —Trató de parecer sorprendido. No lo consiguió.
     Hay que ver cómo vuelan las noticias, de todos modos. ¿Cómo lo ha podido saber? Allí sólo estábamos mi ayudante y yo. Bueno… Y también, claro, los falsos indios, y los seminola de verdad, que gentilmente acudieron al escuchar los disparos.
     Eh… no sé… Alguien lo ha comentado por aquí, ¿no Gary?

Gary ni se molestó en levantar la vista del vaso que estaba limpiando con tanto empeño. Swift se giró hacia la puerta, al lugar donde debían estar sus matones. Los mismos que le debían haber avisado de mi llegada. Ambos estaban inmovilizados y a buen recaudo, camino de las celdas de mi oficina, con la agradable compañía de McBride.

     No están. Estamos solos tú y yo. Era un buen plan, Tim, eso debo reconocértelo.
     No sé de qué me habla, sheriff.
     Venga, Tim... Se acabó. Lo que no entiendo es cómo fuiste capaz de enviar a tus hermanos…
     ¿Les ha pasado algo?
     Bueno… Digamos que…  espero que hubieran expiado sus pecados antes de meterse en la emboscada.

Empujó la mesa hacía mí. Mi bala fue más rápida y se alojó en su pierna. Me miró, tapándose la sangrante herida con una mano y tratando de desenfundar con la otra.

     Vamos Tim, esa herida no es tan grave. No creas que he fallado. Te estoy dando una opción. Aprovéchala.
     ¿Qué opción es esa?
     Que le devuelvas lo que has robado al Jefe y a su Nación, y que te instales con lo que te queda de familia en otro sitio. Un tipo como tú seguro que es capaz de empezar de cero en otro lugar. Lejos de aquí, eso sí.

Se movía cojeando ostensiblemente. Todavía seguía tratando de desenfundar.

     Antes muerto.

Por fin pudo sacar la pistola. Sonó un disparo. Una pistola humeaba. Era la mía. Se desplomó. Las sonrisas habían abandonado su rostro. Ya no parecía aquel tipo tan duro que tenía atemorizada a tanta gente. Su rostro se relajó y reveló, por primera vez, la que debía ser su verdadera edad, y que no debía pasar de los veinticinco años. Demasiado joven para morir. Demasiado joven para dirigir un clan. Demasiado joven para meterse en aquellos líos. Y sobre todo, demasiado lento para alguien tan ambicioso.

     Lo siento Gary. —Dije, señalando con la mirada a Swift.
     ¿Lo mismo de siempre, sheriff? —Contestó  sonriendo, al tiempo que me servía un vaso de whisky.
     Sea. —Me acerqué a la barra sin volver a mirar al cadáver de Timothy Swift.



Este personaje ya apareció anteriormente en este blog.

---------------------


La próxima entrega del juego, Te Robo Una Frase, será desde las 0:00 del lunes 20 de octubre, hasta mediodía del miércoles 22.

La frase elegida para octubre es la siguiente: La persona que había al otro lado era una mujer joven. Muy obviamente una mujer joven. No había manera posible de confundirla con un hombre joven en ningún lenguaje, especialmente en braille. ­– Terry Pratchett – Mascarada


Esta vez os propongo, también,  cuatro frases para que votéis por la que más os guste o la que creáis que pueda funcionar mejor. La más votada será la elegida para el reto de noviembre.

1.- Se acercó a la rinconera y abrió el cajón. Dentro había dos barajas, un cuadernillo de hojas sueltas para llevar la contabilidad del bridge, un tornillo de metal dorado, un trozo de cuerda roja y un lápiz de oro. —Dashiell Hammett —El halcón maltés.

2.- No había una nube en el cielo. Las estrellas brillaban. No había niebla ni bruma. Era imposible que lloviera allí. Y sin embargo había un charco de agua junto a la puerta. —Ray Bradbury — La muerte es un asunto solitario.

3.- He visto hondas praderas con flores de púrpura llameando altas y extrañas sobre el brillante césped; rebaños de puros y blancos unicornios que retozan alegres, y un río que corre con un reluciente galeón en él. —Lord Dunsany —Del cuento: El cuerpo infeliz. (Propuesta por Ricardo)

4.- No se tome la vida demasiado en serio; nunca saldrá usted vivo de ella. — De Elbert Hubbard, ensayista estadounidense. (Propuesta por Frank Spoiler)

Os animo a que votéis por vuestra favorita y a que sigáis participando. También a que dejéis frases, vuestras o ajenas, que os gusten o creáis que son “jugables”.

get the InLinkz code

35 comentarios:

  1. Me ha encantado, lo he leído y me parecía ver esas pelis del viejo oeste, lo he leído de una tirón.Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Respuestas
    1. Me alegra que te haya atrapado la historia y que te haya recordado a las pelis :-)
      Anotado queda tu voto.
      Saludos!

      Eliminar
  3. ¡Vaya que grata sorpresa, Ramón escribiendo un western, mis lecturas favoritas desde los 13 a los 20 años! (con la ciencia ficción). Me alegraste el día haciéndome recordar tan bellos tiempos. Gracias amigo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues mira que bien, un placer haberte hecho volver a aquellas lecturas. :-)
      Este personaje (el cual tenía claro que quería que protagonizara esta historia (de hecho era lo único que tenía claro (de hecho hasta ayer a las 21 horas aun no había acabado el relato))) se me ocurrió porque mi hermano me retó (y como no me gustan a mi los retos...) a que escribiera algo tipo western. Y por ahí anda la primera aventura en la que aprece el sheriff,
      También te puedo decir que la historia ha estado a punto de juntar tus dos gustos de juventud, porque pensaba ambientar la historia en mi universo particular de Psi Deral (aun no lo descarto en un futuro, ya que no he cerrado esa puerta aun con los dos relatos del sheriff de Kinsley).
      Saludos compañero!

      Eliminar
    2. Me olvidé de votar por la frase para noviembre... ¿cometo alguna trampa si voto por la nº 4 ?(que es la mía) es que las demás me parecen muy largas... je,je,je,je,je,je

      Eliminar
    3. Puedes votar por la que creas conveniente :-)

      Eliminar
    4. Eso sí, las demás son más largas, pero igual dan más juego... no lo sé, lo dejo a la consideración de cada uno :-)

      Eliminar
  4. Ha sido bastante entretenida la historia, me ha gustado mucho el viejo personaje, veo que no soy la única recordando viejas glorias en sus relatos jajaja
    Sobre la frase, me ha gustado mucho la 4, por sencillita, y al mismo tiempo la 3 también me ha entretenido. Si se puede votar a 2, voto a esas 2, si no, supongo que la 4. Total, siempre habrá tiempo para todas.
    Espero con ansias utilizar la de mundodisco. Tengo una idea en mi cabeza, pero todavía es muy vaga como para comenzar a escribirla. dejaré que macere un poco.
    ¡Un besín!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, ya he visto que tu también has tirado por personajes "vintage", jejeje. Me alegra haberte entretenido un ratico :-)
      Anoto las frases que votas, y a lo mejor me sirve como desempate tu doble voto, veremos, jejeje.
      Sabía que tu apreciarias la frase de Pratchett :-) Tengo alguna más de él en la recámara, jijiji
      Un beso!

      Eliminar
  5. Hola Ramón: Qué sorpresa con esto del lejano oeste. No había leído tu anterior relato del Sherif, de modo que me lo pongo en cola (antes quiero leer a mis compañeros bloggeros).
    Para la 4ª edición ya me he anotado la frase. Creo que irá mejor con el tipo de textos que suelo escribir. Últimamente el juego me lleva a escribir otros menos "de Mary", aunque me está encantando. Una descubre cosas de sí misma que ..... Bueno, eso. Y para la 5ª edición voto por la frase nº 2, la de Ray Bradbury — La muerte es un asunto solitario.
    Gracias por seguir con el juego y por seguir escribiendo. Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro que te haya gustado este nuevo género y la frase de la siguiente entrega. A mi me parece graciosa y que puede estar bien jugar con ella.
      Gracias a ti por seguir leyendo, jugando y por tu voto que paso a anotar.
      Besos querida amiga.

      Eliminar
    2. Ah, y lo divertido de este tipo de juegos es poder buscar nuevas maneras de expresarnos, en genero o en cualquier otror aspecto de la escritura. Así que me alegro que a ti te haya llevado por esos caminos :-)

      Eliminar
  6. Muy buen relato, Ramón. Emocionante. Por momentos me ha hecho recordar alguno de aquellos Westerns protagonizados por Richard Widmark y compañía. Te felicito.
    A propósito, gracias por recomendar mi blog. Te lo agradezco.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Pedro, un halago viniendo de ti. Tiene su lógica que te recuerde a esos westerns de película, yo he sido (y sigo siendo) más espectador (ya sea de cine o de series) que lector, y creo que eso se puede ver reflejado en mi manera de escribir.
      Un placer tenerte de visita por estos lares.
      Saludos!

      Eliminar
  7. Entretenido relato, Ramón, y como siempre se palpa tu sentido del humor tan sugerente. Con el nombre del jefe indio, por ejemplo, me eché unas risas jejeje.
    En cuanto a la frase, apunta mi voto a la propuesta de Frank, la 4ª frase.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Sandra, me alegra haberte hecho pasar un buen rato, jeje
      Agradezco también que aprecies el sentido del humor, pensé en usarlo más, pero tampoco quería forzarlo, o sale o no :-)
      Anotado queda tu voto.
      Gracias por jugar!
      Un saludo

      Eliminar
  8. Efectivamente, mientras te leía me he visto a mí mismo viendo la pelí del sábado a mediodía. Perfectamente recreada la atmósfera y perfectamente definidos los personajes.

    En cuanto a mi voto, me quedo con la segunda. No solo me parece la que más posibilidades dramáticas tiene, sino que además, al ser corta, te ata menos. Además, si por falta de tiempo me veo obligado a escribir otro microrrelato, las otras frases prácticamente no me dejan "hueco"

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Genial! Prueba superada entonces, lo cual me congratula.
      Escrutado queda tu voto. A ver cuál gana.
      Un saludo y gracias por seguir jugando con las frases.

      Eliminar
  9. Buenas noches a todos... Tras colgar mi relatito me he puesto a estudiar otro rato. Mañana y pasado paso, leo algo más y comento. Gracias por compartir tan buena iniciativa. Feliz martes a todos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y mi voto va para la cuarta propuesta, aunque la tercera la dejo en segundo lugar... Hasta mañana.

      Eliminar
    2. Genial! Anoto tu votación. :-)
      Saludos!

      Eliminar
    3. Ramón, el primer día lo leí a vuelapluma y me pareció bastante divertido. Hoy me he «recreado» algo más en la lectura de tu relato. Me gustó mucho el final, a veces hay que tener claro que todo tiene su coste y que hay que tener un potencial acorde a la ambición... He disfrutado mucho con «una de vaqueros»; muy bien trabajada. Un saludo.

      Eliminar
  10. El jefe Conejo En Celo?? Me encantan los nombres que sueles elegir en tus relatos. Este me ha fascinado, una historia de vaqueros e indios, una emboscada, una trampa... Geniales los ingredientes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y la tercera me gusta, tiene potencial.

      Eliminar
    2. Sí, lo reconozco, soy un friki de los nombres... jejejeje
      Me alegra haberte gustado también en esta vertiente western :-)
      Gracias por seguir jugando, apunto tu voto.

      Eliminar
    3. A mi me ha hecho reir mucho ese nombre... y los hay... existen esos jefes que parecen estar siempre en celo...jajaja... ¡Menos mal que hace lustros que no he tenido alguno así!

      Eliminar
  11. Muy buen relato, Ramón, interesante, ameno y movido, con ese toque de humor un tanto negro propio de los western, te felicito! Yo estoy participando por ver primera en tu reto, mi blog es La Letra Insondable, espero lo disfruten. Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Alonso, me halagan tus palabras y me hace feliz que te haya gustado.
      Ya leí tu historia y te dejé allí mi opinión sobre ella,
      Darte por aqui la bienvenida al reto y espero que te sigas animando a jugar en próximas entregas.
      Saludos!

      Eliminar
  12. Me encanta haber vivido un rato en el lejano oeste! Muy bueno!
    Mi voto es para la frase de Frank.
    Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y a mi me encanta que te haya encantado, jejeje
      Muchas gracias por seguir jugando y apunto tu voto.
      Un beso!

      Eliminar
    2. ¡Muchas gracias Kary, eres un sol!! Muacksssssss

      Eliminar
  13. Me ha gustado mucho! Quería invitarte a MundoLiterario. Sería un placer para los lectores. Esperamos tu visita. La página es: www.mundoliterario.net ¡Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Magda. Acepto encantado la invitación que me has hecho. Para mi también será un placer publicar allí mis textos.
      Un saludo!

      Eliminar
  14. Tocas todos los palos eh..jajaja muy bueno. Me ha costado sacar el tiempo para leerte pero merece la pena. Voto por la segunda frase. Puntazo lo del maestro Terry Pratchet jajaja

    ResponderEliminar