jueves, 12 de junio de 2014

Día 20: Planeta Rojo

Este es el comienzo del viaje de Alejo. Y aquí está el capítulo anterior.



            Vale, le llaman el planeta rojo porque es rojo. De color. Vamos que... Y seguro que se lo puso algún científico de relumbrón, y se quedó tan pancho el tío. Me lo imagino comentándolo con algún colega de profesión:

­ — Eh, tío, ¿y si le llamamos el Planeta Rojo?
— Joder macho, como se nota que eres el mejor en el tema de planetas, a mi no se me habría ocurrido...

            Que lástima... Encima con lo lejos que estoy no se ve nada de la superficie, ni los chismes esos esa escacharrados que enviaron los de la NASA, ni lo de la TV, ni la esfinge de Elvis que dicen que hay... Nada.

            Al menos hoy me han aclarado el motivo de que todo esté tan ordenado. Hay unos androides acompañándome en el viaje... Y me lo dicen ahora que llevaré lo menos... Bueno, el tiempo que lleve. Yo que creía que estábamos solos mi muñeca y yo... Ahora me da vergüenza el pensar que hayan podido oírme jadear los chismes esos...



Continúa aqui...

8 comentarios:

  1. Jajaja, me encanta la sinplicidad de Alejo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, es uno de sus principales encantos, jajaja

      Eliminar
  2. Tranquilo Alejo, que los androides no oyen!!! Y es una ventaja que e hagan las labores!
    Bueno, yo creo que vamos bien, no Ramón? Gracias como siempre por compartirlo. Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo creo que Alejo no va a poder estar tranquilo en su vida, y eso es mucho decir, jejeje
      Si tu crees que vamos bien es que lo vamos, los lectores siempre tenéis la razon :)
      jeje
      Saludos y gracias a ti por la visita!

      Eliminar
  3. Este Alejo si que no tiene suerte, ¡hasta androides le tocan!!! jajaja

    ResponderEliminar
  4. jajajajajaja... buenísimo!!!! la esfinge de Elvis... Toma spoiler!!!

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  5. Soy Ricardo y no sé por qué no sale mi comentario con mi nombre. Por eso lo repito. Me gusta mucho. Es desternillante... Yo había puesto algo parecido a lo del cuento de El zapatero remendón y sus duendecillos.

    Saludos, Ramón.

    ResponderEliminar
  6. Cada vez me cae mejor Alejo ajajja

    ResponderEliminar