viernes, 6 de junio de 2014

Día 17: Distancia


Este es el comienzo de la aventura de Alejo. Y aquí está el capítulo anterior.



            Dicen que la distancia es el olvido. Y parece ser que sí que es así. La gente de la Agencia ya no me odia tanto como antes. Van mejorando las relaciones, ya me llaman por mi nombre, Alejo, en lugar de “imbécil”, “inútil”, “idiota” y demás motes que me habían puesto. Si todo va bien mañana estaré en la órbita de Marte. Ya tengo preparada la Polaroid para inmortalizar el momento.

            Además del plató de TV parece ser que allí está también uno de los mayores movimientos comunistas. Porque fijo que es por eso que le llaman “El Planeta Rojo”. Sigo sintiéndome incómodo por el tema de los relojes. Parece que en lugar de en una misión espacial seria, esté en la casa del Gran Hermano. No se a las horas en que como o duermo. Además el Sol no se que leches hace, si está de vacaciones o qué, porque siempre está oscuro aquí y eso me desconcierta aún mas. La noche me confunde.


Continúa aquí...

4 comentarios:

  1. La noche le confunde? Es genial este personaje

    ResponderEliminar
  2. Jajajaja, Creo que Alejo, con esa desestabilización que lleva, se ha tragado a Dinio, jajajaja. Saludos, compa.

    ResponderEliminar